3600 SEGUNDOS ( Poema y vídeos)

Un texto que es un viaje vital, al centro de todos los viajes: Aprovechar el momento.


Y de repente, te fuiste.
Te fuiste.
Tras creer que podrías vivir siempre como si te quedaran 600 años de vida.
Como si siempre pudieras hacer mañana lo que sólo podías hacer hoy.
Conjugando “Postergar” como si fuera “Ser” o “Estar”.
Conjugando “Postergar” siempre, en primera persona.
En presente de indicativo.
Muy indicativo.
Tan indicativo...

Indicativo de que, cuando te fueras,
hubieras querido conjugar la vida,
en pretérito perfecto.
En presente absoluto.
Hubieras querido que un minuto no fuera un minuto.
Hubieras querido
que un minuto fueran 60 intensos segundos.
Hubieras querido que una hora no fuera una hora.
Algo tan genérico, no.
Hubieras querido que una hora fueran...
3600 segundos.

´
Una hora.
Éso te dijeron.
Te quedaba una hora.
Para irte.

Y de repente... 
volviste.
Para quedarte intensamente,
3600 segundos.

3600 latidos por hora.
3600 nacimientos constantes.
3600 oportunidades.
3600 semanas durmiendo
y de repente,
3600 segundos despierto.
Y de repente,
toda tu vida, pasando
nueva-mente:

Tu nacimiento.
Tu primer paso.
Tu primer beso.
Tu primer fracaso.
Tu primera lección.
Tu segunda atracción.
Tu primera coraza.
Tu segunda lágrima.
Tu primera vez. Junto al mar.
Sentirte bien, ponerte a cantar.
El olor de las calles donde éras feliz.
El abrazo de tu madre antes de dormir.
El orgullo de tu padre al verte creciendo.
Tu orgullo de hijo al verle asintiendo.
Ver amanecer. 
Tu primer viaje.
Burbujas de jabón, rompiendo en el aire.
Ponerte a pintar y pintar tanto...
Querer reír y soltar llantos.
Tu pareja creyendo en tí.
Tus amigos creyendo en tí.
Tus padres no entendiéndote en nada
y justamente por éso,

tus padres creyendo en tí.
El nacimiento de tu hijo.
La casa de tus sueños.
Tu primera hipoteca.
El gran puesto en ésa empresa.
Palmaditas en la espalda.
Puñalitos por la espalda.
La cola del paro.
El mundo parado.

Y tú eligiendo esconderte dentro. 
Rendirte.
Y entender justo en éste latido...
(....)
...por qué empezaste a quedarte dormido.

Y perdonarte a tí mismo.
Viajar en el tiempo.
Resetear tu miedo.
Y sonreír por cada error.
Sonreír por cada acierto.
Aceptar tu destino.
Estar preparado.
En presente absoluto.
Sentir tu latido.
Sentir tu latido.
Y quedarte sintiendo,
orgulloso
en silencio,
los cinco últimos...
...
...
...
...
..

No importa cuánto tiempo hayas dormido.
No importa cuántos trenes has perdido.
Nunca es tarde para volver a ser semilla.
Nunca es tarde para desgarrarte el alma
3600 veces.
Mirar a la muerte
fijamente a la cara,
y decirle:
No te tengo miedo.
Apaga mi llama.
Mi estela
será
siempre
alargada.


VIDEO: SALVA SOLER + ANDREA PORCAR


VIDEO: POETRY SLAM BARCELONA FEBRERO 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario