MADRIGUERA (PARA ALICIAS) - Poema y vídeo.

Poema basado, de forma muy libre en Allicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll.



 
 “Debes, debes, debes.
Corre, corre, corre.
Debes, corre, debes, corre, debes, corre.
Cae, cae cae...”

Sigo refugiado en mi madriguera.
Tengo miedo.
Me asusta la vorágine que escucho ahí fuera.
El torpedeo en minuteros.
La locura sin cabezas.
No quiero salir.
Quiero seguir al calor de éste hogar.
Al cuidado, de un ritmo vital y sosegado.
Y observar desde ésta distancia,
ésa marabunta de tumbas que retumban.
Creyéndose ser seres vivos, en plena jauría de inercias y espejismos.
En plena vorágine de:

Debes, debes, debes.
Corre, corre, corre.
Debes, corre, debes, corre, debes, corre.
Cae, cae cae...”

Tengo miedo.
Intento taparme los oídos, pero en posición fetal, es aún más contundente su:
TIC TAC. TIC TAC”
Y sigo refugiado en mi madriguera.
Pero ya siento la presión exterior del que lleva,
más de nueve meses esperando.
Tanto, que hasta quien más me quiere,
ya me expulsa.
Bajo arengas de:
Empuja, empuja!”
Mientras la marabunta me esputa:
Corre, corre, pequeño! Llegas tarde a tu nacimiento!”
No, no quiero.
Dadme quince días más de seguro a todo riesgo.
Tengo miedo.
Corre, corre, pequeño! Llegas tarde a tu nacimiento!”
Aún no sé decir “jugar” y ya sé sentir “lo siento”.
A ver, nacer no es vivir. Yo ya latía.
Nacer, sólo es salir con valentía.
Y así voy, decidido, hacia la luz.
Arrastrándome a gatas invertidas por el útero.
Salgo del armario umbilical de mi mamá,
repasando lo que será mi futura vida,
del primer llanto, hasta el infarto:
Seré maestro de todo aquello que me haga vulnerable”
Seré feliz como el sol, en pleno eclipse menguante”
Seré tormenta en plena brisa y aguacero en pleno estanque”
Y seré fugaz, como éstos días de más, en la placentera placenta de mi madre”

Y al asomarme...
La marabunta.


Debes, debes, debes.
Corre, corre, corre.
Debes, corre, debes, corre, debes, corre.
Cae, cae cae...
¡¡Empuja, empuja, empuja!!
¡¡Que le saquen la cabeza!!”

No, no me decapiten el instinto!
No me decapiten la inocencia!
No hagan que un sombrerero tape todas mis ideas!

Pero es tarde. Salgo.
Luces,llantos, ojos, manos, gritos desgarrados,
yo hecho un cromo,
y ante tal cuadro, lloro, lloro, lloro...

Y entonces, la gente sonríe satisfecha por mi logro.
Y siento como un halo de paz.
Siento...la maravilla.

Justo antes, de escuchar las reglas del juego de mis grandes.

Debes, debes, debes”:
Debes ser fuerte. Debes ser alto. Debes ser sano.
Debes deber, para poder ser otro de tantos.

Corre, corre, corre”:
Corre, pero nu huyas.
Crece, pero sé escaso.
Clónate pronto en mis fracasos.
Y sueña!... Sueña lo justo,
para poder coger las fuerzas que te permitan seguir siendo un esclavo.

...
...
Quiero volver a mi madriguera.
Tengo miedo.
Me asustan las locuras que escucho aquí fuera.
No quiero sentir más presión que la del feto,
que aún no sabe,
que ahí dentro,
todo iba a ser un sueño.


VIDEO:

No hay comentarios:

Publicar un comentario