VI CAMPEONATO DE ESPAÑA DE POETRY SLAM 2016: Tercer clasificado

Festival VOCIFERIO
Valencia (del 8 al 12 de Junio 2016)
VI CAMPEONATO DE ESPAÑA DE POETRY SLAM
(Carme Teatre)


Llegado directamente desde Amberes, tras participar en el Felix Poetry Festival, aterricé en Valencia horas antes de la disputa del VI Campeonato Nacional. Llegué durante un micro abierto donde poetas de toda España compartían sus textos, junto a los organizadores de los diversos slams, amigos, familiares, etc. Y justo antes de la paella de germanor.Todo se realizaba en el INSA Hostal.
 Saludé a muchos, muchos amigos y compañeros que estaban en el meeting point (tantos poetas que no voy a poder enumerar) y me eché una siestecita antes de ir hacia el "campeonato". Compartí habitación con mis queridos Pedro Toledano, Esteve Bosch de Jaureguízar, Dani Orviz y Cristina Gargo.
 Me fastidió llegar con prisas y haberme perdido las actuaciones de Vociferio, el festival de Poesía Oral que organizaba David Transhumante. Entre otras, Havenido un ciego, Mónica Caldeiro, Dyso, Víctor López, etc.
El slam fue intenso. Mucho. Primero, por el calor. Se estropeó el aire acondicionado. El teatro era pequeño, cabían sólo 90 personas, la mayoría organizadores de Slam, amigos de poetas y familiares. Pero, por fortuna, el streaming fue maravilloso y todo el mundo que quiso pudo verlo por internet.
Los poetas tampoco podíamos salir del backstage y teneiendo en cuenta que el Slam duró más de 3 horas, los nervios y el hastío nos tomaron. Obviamente, no es ninguna crítica. Organizar algo tan grande es complicado y sólo caben palabras de agradecimiento hacia David, Pedro Verdejo, Verónica Méndez-Cabeza y todo el equipo de organización y del Carme Teatre. Pequeñas nimiedades que se solventaron bien. El grupo Versonautas, amenizaban los intervalos entre slammers, con música y versos musicados.
En total, éramos 18 poetas. Me tocó salir el 4º. Lo di todo con "Hago lo que puedo".
Y por fortuna, saqué la mejor puntuación de la primera ronda. Segunda, la de Dani Orviz, Dante Alarido y Jacarandá Disidente, de Bilbao. La norma de éste Campeonato ( de verdad, creo que sería el momento de que se unificaran criterios como mínimo en las finales Nacionales y se adecuaran siempre las mismas) sólo permitía pasar a la final a tres poetas y la debutante bilbaína se quedó fuera de la final, por una de las pizarras descartadas. Por medio punto, vaya... Una auténtica lástima.

Así pues, quedaba una auténtica "finalísima". Los tres únicos poetas participantes que ya habíamos sido campeones de España: Dante Alarido, Dani Orviz y un servidor.

Recitábamos en orden inverso a la puntuación obtenida en la primera ronda, así que actuó primero Dante, después Dani y por último, yo.

Es extraño decir lo que voy a escribir ahora. Lo sé. Y puede quedar realmente extraño a toro pasado. Pero desde que supe que participaría en el Nacional, sentí que no quería ganar.
No podía volver a viajar como éste año. Y creía justo que otra persona gozara lo que yo he gozado éste año. Necesito asentar a partir de Septiembre el proyecto con Andrea en Barcelona, ensayar, llevarlo a teatros. Sacar libro y moverlo haciendo bolos. Crear nuevas cosas y descansar la mente. También crear nuevos números y nuevos textos. Éste año ha sido cambiante. Mucho. Demasiado stress. Demasiados pilares sólidos derruidos.
Y, como he dicho, creía tener claro que no quería ganar. Pero sí, quería darlo todo y gozar de la experiencia al máximo. No se puede venir a algo así y no disfrutarlo. Es un insulto a quién no haya podido conseguir plaza.
Así que lo di todo con el primer poema y en el caso de pasar a la Final, decidí que haría uno que no tuviera tan bien trabajado. Y así fue. En la final, interpreté "Caen, caen, caen".
Pero, no puedo evitarlo y en el momento, la adrenalina sale por los poros, a los slammers nos encanta jugar y sinceramente, aunque mantuviera poema, lo di absolutamente todo y a nivel de energía, no pude dar más. Fue una sensación muy contradictoria.
Por lo tanto, absolutamente nada que objetar a la victoria final de Dante Alarido (como se puede comprobar en el vídeo) , con 35 votos. Dani Orviz sacó 29 y yo 27.
Felicito a Dante y sólo le aconsejo como amigo, que pueda disfrutar por fín, ésta vez, de los viajes. Sobretodo, de la maravillosa gente que se encontrará por el camino. De poetas y personas extraordinarias de todas partes del mundo. Ése es el gran regalo. No es ganar el europeo ni el mundial. Vivir la experiencia de compartir momentos con gente extraordinaria y crear vínculos sólidos. Ése es.
Desde luego éso, yo sí lo he aprovechado.

Os dejo con el vídeo del streaming y toda la final, donde veréis 18 joyas, 
una por poeta y una final bien intensa.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario